Maltrato Psiquico .Info
  Cómo IDENTIFICAR el Maltrato Psíquico
 
 

Introducción

Fases del Maltrato

Psíquico
Tipos de Maltrato Psíquico

 



 

Introducción

La mayoría de las Víctimas se sienten especialmente mal al sentirse incapaces de identificar si han sido o no maltratadas. Después de tanto y tanto sufrimiento, tal dificultad, comprensiblemente, da mucha rabia y resulta angustiosa.

Claro, por otro lado, el Maltratador suele hacerle lo más difícil posible a la Víctima el darse cuenta que lo que él hace o hizo es dañino. Ello es una parte fundamental del Maltrato y de su componente manipulativo y perverso.

Por ello, ante todo, lo menos importante, no es si la Víctima "no sabe explicar exactamente qué sucede o ha sucedido", sino que, más allá de los hechos, por más que el Maltratador se haya encargado de disimularlo a toda costa, la Víctima SABE que ha sido maltratada.

Sí, los hechos del Maltrato vivido pueden ser completamente inconscientes. La Víctima puede no recordar nada de nada. Pero, toda Víctima, y de forma plenamente consciente, sabe -como mínimo- dos cosas:
(1) Que no se siente bien, y (2) Ese malestar se relaciona -de alguna manera, pero se relaciona- con el Maltratador (sea persona, grupo, entidad, etc.).

La Mejor Forma
de Identificación del Maltrato Psíquico
Es Que La Víctima,
De Alguna Manera,
SABE
Que Es o Ha sido Maltratada.

De cara a "los demás", de cara a la "sociedad", la identificación puede no reconocerse ni aceptarse -como lamentablemente a menudo sucede-, pero toda Víctima debería tener al menos bien en claro que su íntimo saber es lo más importante de todo. Si podrá "recordar" o "demostrar", si no sabe exactamente "qué pasa" o "qué pasó" no es tan importante como esto: Algo pasa, algo pasó.

Dicho esto, en cuanto a la identificación física, material,"exterior" de una situación de Maltrato Psíquico, por supuesto, también tiene su importancia conocer cuáles son las características -actitudes y comportamientos- que presenta todo Maltratador, así como también las que suelen presentarse en toda Víctima. Pasemos a ello.

Salvo en el caso de la Víctima Circunstancial, toda Víctima presenta una serie de conductas que aumentan significativamente sus probabilidades de:

((( 1 ))) Atraer a, o llamar la atención de, un Maltratador.

((( 2 ))) Dejarse atrapar, convencer, manipular, por él.

((( 3 ))) Permitir que el Maltrato prosiga indefinidamente.

Por todo ello, también es de vital importancia conocer cuáles son las Etapas que sigue todo Maltrato Psíquico, desde el primer contacto entre Víctima y Maltratador, hasta la posible separación definitiva de ambos, pasando por el Maltrato Psíquico en sí mismo.

Los Tipos de Maltratador que aquí también se establecen tienen el objetivo de identificarle, a fin de conocer los grados de peligro a los que se halla expuesta la Víctima o posible Víctima, para así poder llevar a cabo una defensa lo más exitosa posible.

Cabe destacar especialmente que toda identificación de un Maltratador debería ser utilizada con la sincera intención de comprenderle, de explicarle, de defenderse de él, e -incluso- de llegar a ayudarle (esto, en pocos casos). Sin embargo, la identificación de un Maltratador jamás debería ser utilizada con la intención de justificarle: La violencia de cualquier tipo de Maltratador es igualmente deleznable, independientemente de cualquier tipo de motivación, explicación, justificación o excusa.

Nada justifica a un Maltratador. Hacer daño a una persona debido a problemas mentales o, incluso, a circunstancias, no excusa en absoluto a un Maltratador: Sólo le explica.

Asimismo, más adelante también establecemos unos Tipos de Víctima con el objetivo de identificarla, para así comprenderla, explicarla y/o ayudarla, aunque no para ejercer un Victimismo gratuito, ya que esto también puede llegar a resultar una terrible injusticia para un presunto Maltratador en caso de que éste no lo sea realmente, como así lo resulta cualquier tipo de difamación o Acusación Injustificada acerca de un posible Maltratador.

Nada justifica el Victimismo Gratuito. Atribuir a una Víctima más cualidades de las que tiene como tal, o atribuirle las que no tiene, puede resultar en una terrible injusticia para un falso Maltratador.

Nada justifica una Difamación o Acusación Injustificada. Atribuir sin suficientes pruebas las cualidades de un Maltratador a cualquier persona puede resultar en una terrible injusticia.

Por otra parte, hay que decir que los Tipos de Víctima -a diferencia de los Tipos de Maltratador- le justifican rotundamente como tal, independientemente de las motivaciones conscientes y/o inconscientes que hayan podido contribuir a la situación de Maltrato Psíquico. El consentimiento consciente y/o inconsciente por parte de la Víctima no justifica ninguna clase de Maltrato.

La condición de Víctima es completamente justificable. Dejarse hacer daño, o, incluso, llegar a contribuir a provocar una situación de Maltrato Psíquico, no excusa en absoluto al Maltratador, ya que es éste y sólo éste el responsable de la violencia que ejerce, así como de sus efectos.

Volver Arriba

Fases del Maltrato Psíquico

 

Primera Fase .............. Seducción

Segunda Fase ............. Inicio del Maltrato Psíquico

Tercera Fase.............. Consecuencias

Cuarta Fase................. Búsqueda de Ayuda

Quinta Fase................. Finalización del Maltrato

 

Fase de Seducción

Cuando una Víctima conoce por primera vez a su futuro Maltratador, éste no suele mostrarse como:

Un Maleducado

Un Antipático

Un Agresivo

Un Egoísta

Un Mentiroso

Un Insolente

Un Ogro

Un Imbécil

Un Pobre Indigente

Un Miserable

Un Maltratador

Muy por el contrario, cuando una Víctima conoce a su futuro Maltratador, éste suele mostrarse convenientemente:

Simpático

Amable

Sincero

Seductor

Generoso

Atento

Educado

Arrebatador

Respetuoso

Adulador

Bondadoso

Altruísta

Perfecto y Maravilloso

… siempre que la confianza que ha ido cultivando se lo permita y, especialmente, la que la futura Víctima le ha ido entregando.

A través de todo tipo de manipulaciones, siempre personalmente sutiles para la Víctima, el Posible Maltratador intentará:

- Convencer a la Posible Víctima de que el mismo se trata de una persona deseable, correcta y especial -es decir, de una persona digna de confianza-, y de que la misma le necesita imperiosamente.

- Generar un Sentimiento Positivo en la Posible Víctima que anule cualquier pensamiento o acción racional contrario a sus propósitos: Básicamente, generar Confianza, Amor, etc.

- Generar un Sentimiento Negativo en la Posible Víctima que anule cualquier pensamiento o acción racional contrario a sus propósitos: Básicamente, generar miedo y un fuerte Sentimiento de Culpa.

Es decir, que el Maltratador intentará manipular la razón y el corazón de la Víctima.

El proceso de "Seducción" que todo Maltratador lleva a cabo suele ir mucho más allá de un sentido meramente sexual. La seducción del Maltratrador se trata una seducción en el sentido amplio de persuasión, convencimiento, manipulación, etc. para lograr cualquier tipo de fin u objetivo, que en su caso siempre será muy diferente al sentido sano y natural que involucra a dos personas en lo sentimental o en lo sexual.

La seducción del Maltratador se trata de una seducción enferma o patológica, dado que su fin u objetivo final siempre incluye el tomar el control de la voluntad de su Víctima (tomar el poder) y el hacerle daño.

Por más obvio que parezca advertirlo, ningún Maltratador es tan tonto o ingenuo como para mostrarse de entrada tal cual es en realidad, nada más conocer a la futura Víctima, dado que ésta podría saber cómo defenderse, o podría resultar potencialmente peligrosa para él, y, en definitiva, podría sacárselo fácilmente de encima. La popular afirmación acerca de "ser uno mismo", al Maltratador le resultaría entonces una seria desventaja actuada por él (y una seria ventaja, actuada por la Víctima).

Un Maltratador no suele tener cara de "malo" ni de "psicópata", sino más bien todo lo contrario. Un Maltratador no se ve como un "ogro", tal como podría imaginarse a juzgar por su posterior conducta.

Si preguntamos a una cantidad de personas: "¿Piensa ud. que un Maltratador debe tener "Cara de Maltratador"?, la gran mayoría contestarán que no. Sin embargo, en la práctica, los hechos demuestran claramente lo contrario: La mayoría de las personas, en el fondo, creen o quieren creer que las primeras impresiones, o aquello que les atrae o seduce de otra persona, excluye por completo cualquier clase de defecto o cualidad indeseable en la misma persona. A lo sumo, si descubren algo que no les agrade, creen o quieren creer que "no es tan importante", que "lo malo acabará por desaparecer", que "el bien vencerá al mal", que "nadie es perfecto", etc.

Lamentablemente, tal actitud no suele ajustarse en nada a los hechos: Todo Maltratador es capaz de mantener una fachada completamente inocente e inofensiva, sea durante unos pocos minutos, sea durante una apasionada noche de verano, sea durante largos años de relación aparentemente feliz y satisfactoria.

Una actitud alarmista o paranoide tampoco es recomendable, pero tampoco lo que aquí trata de advertirse es en evitar toda excesiva ingenuidad. Jamás debe darse por sentada la inocencia de una persona en base a su aspecto Físico o a unos pocos rasgos de su comportamiento. Conocer a las personas no es nada fácil. No debe prejuzgarse a una persona, ni siquiera positivamente, por más que sea ésta una práctica socialmente aceptada. Hacerse una idea demasiado perfecta, ideal o positiva de una persona puede llegar a traer muy graves consecuencias, especialmente si ello se hace de una manera apresurada e insustancial.

Por otra parte, el Maltratador también puede llegar a mostrar algún defecto, carencia, etc. que le permita no levantar sospechas, pero toda posible Víctima debe tener en cuenta que siempre lo hará de manera secundaria, sin menoscabar las virtudes que artificialmente exhibe. El Maltratador dejará entrever que no es perfecto, sólo para que la Víctima no sospeche, para no parecer "demasiado bueno para ser real".

Al principio,
todo Maltratador manifestará
las
virtudes personalmente más atractivas
para la Víctima,
así como los
defectos convenientemente más secundarios
para la misma.

Por supuesto, algunos Maltratadores -muy pocos- pueden llegar a mostrarse claramente desagradables, facilitando entonces su identificación como tales, pero también aquí puede caerse en un grave y erróneo enjuiciamiento. Cada persona debe conocerse con una mínima profundidad antes de considerarse seriamente si es o no merecedora de confianza.

Sólo en el caso de los Hijos Maltratados, la oportunidad de realizar tal consideración resulta imposible durante sus primeros años de vida, dado que su percepción de la realidad (y de aquello que está bien y está mal) ha sido altamente condicionada por el Maltratador desde su nacimiento. Será al conocer otras realidades en el transcurso de su crecimiento cuando finalmente podrá contar con la probabilidad de hallar un significado diferente a la seducción paterna y/o materna que ha facilitado el Maltrato, hallándose así capacitado para realizar los cuestionamientos necesarios y tomar las decisiones pertinentes.

En definitiva, toda persona debería saber que la Fase de Seducción es común a todas las situaciones de Maltrato, para así estar alerta ante un posible Maltratador.

Toda posible Víctima debería, ante su posible Maltratador:

Desconfiar Un Poco

 Preguntarse Cómo Es Realmente

Valorar Cómo Es Realmente Como Persona

Indagar Más En Su Vida

No Idealizarle

No Exculparle Reiteradamente

No Autoengañarse

Hacerse Preguntas

Hacerle Preguntas

Conocer Otras Opiniones

Conocer Otras Realidades

Hacerse Replanteamientos

Hacer Algunas Reconsideraciones

Conocerle Lo Más y Mejor Posible

Conocerse A Uno Mismo Lo Más y Mejor Posible

Ser Uno Mismo, Pero Con Reparos

Leer Libros Sobre Relaciones Humanas

Usar la Cabeza, y Aparcar Un Poco El Corazón

 

Fase de Inicio del Maltrato Psíquico

Una vez el Maltratador considere que ha conseguido el suficiente poder, iniciará el Maltrato Psíquico, siempre sin ninguna motivación verdaderamente atribuible a la Víctima. Cualquier hecho, conducta o circunstancia será justificable en la mente del Maltratador para iniciar su agresión o violencia.

Durante el Maltrato Psíquico, la Seducción resultará menos intensa, pero no menos necesaria, a fin de mantener a la Víctima a disposición del Maltratador. Cuando la toma de poder favorable al Maltratador finalmente se acaba haciendo efectiva, ambas partes de la relación pasarán a la Fase de Maltrato Psíquico. Sólo cuando la toma de poder resulte inmediata o previa a la relación (ej. a través de un cargo superior en el trabajo; en los casos de hijos maltratados; etc.), no habrá necesidad de una seducción preliminar.

Una vez iniciado el Maltrato Psíquico, parte de la seducción de la etapa anterior se mantendrá, pero sólo a fines de conseguir que la Víctima no sospeche que está siendo utilizada como Víctima y así pudiera llegar a resistirse o, incluso, a escapar. Así, entonces, la seducción durante la Fase de Maltrato logra no sólo retener físicamente a la Víctima, sino, especialmente, retenerla psíquicamente: atraparla psicológicamente, manipularla, apoderarse de su voluntad, hacer que la misma no tome conciencia de que está siendo Víctima, que no tome conciencia del verdadero abuso que está padeciendo, de la violencia directa o indirecta a que se le está sometiendo, de las manipulaciones con que se le está engañando.

En la Fase de Inicio del Maltrato Psíquico, el Maltratador tratará por todos los medios de que la Víctima no tome conciencia del mismo, a fin de evitar al máximo posible que ésta se resista. Intentará que la Víctima no se dé cuenta ni siquiera de su propio sufrimiento, por más evidente y patente que éste le resulte por momentos a la misma.

Todo ello lo hará a través de falsas justificaciones, engaños, argumentaciones y cualquier tipo de manipulaciones, como ya se ha dicho más arriba, con una doble finalidad:

- Convencer a la Víctima de que su comportamiento (el del Maltratador) es correcto o aceptable para que, por lo tanto, la misma permita su continuidad.

- Generar en la Víctima: ( 1 ) Un Sentimiento Positivo que anule cualquier pensamiento o acción racional contrario a los propósitos del Maltratador (ej. confianza, enamoramiento, idealización, simpatía, etc.). ( 2 ) Un Sentimiento Negativo (de Miedo y Culpa) que también anule cualquier pensamiento o acción racional contrario a los propósitos del Maltratador, que logre (a) desviar la atención acerca de la responsabilidad o autoría del Maltrato sobre la propia Víctima, y que logre (b) que ésta, una vez más, sufra.

Es decir, con la doble finalidad de manipular la razón y el corazón de la Víctima.

Algunas argumentaciones y falsas justificaciones también serán utilizadas por el Maltratador con la misma intención, pero dirigidas hacia sí mismo, a modo de auto-afirmaciones o pensamientos justificatorios. Es decir, que el Maltratador también intentará convencerse a sí mismo, en su interior, acerca de la idoneidad de su conducta. Intentará creer y sentir que el Maltrato que ejerce es completamente correcto y justificado, o, como mínimo, necesario ("Sé que no te gusta, y a mi tampoco, pero lo hago por tu bien. Algún día me lo agradecerás").

Muy a menudo existen períodos de tiempo en que el Maltratador actúa como si nada hubiera pasado, e, incluso, en que parece haber cambiado definitivamente. Tal comportamiento siempre le proporciona a la Víctima:

- la falsa esperanza de que el Maltratador cambiará (y, por lo tanto, de que no volverá a haber Maltrato).

- la falsa creencia de que realmente no hay ni ha habido Maltrato, o que, en todo caso, si lo ha habido, el Maltratador ha cambiado para siempre (y, por lo tanto, de que no volverá a haber Maltrato).

Debe tenerse seriamente en cuenta que el Maltratador a tiempo completo no existe, y que los períodos en que se comporta de manera inofensiva carecen por completo de importancia. Todo Maltratador tiene momentos de lucidez, de tranquilidad, de normalidad, en que aparentará ser otro, ser inofensivo. Por otra parte, muchos de esos momentos suelen ser convenientemente escogidos por él mismo, como parte de su estrategia general de manipulación. Ninguna persona debe por consiguiente confiarse frente a tales apariencias. Sólo bajo un cuidado análisis del contexto en que se producen, así como de las posibles motivaciones que lo impulsan, puede llegar a concluirse (normalmente, con reparos) una real o verdadera Remisión Total del Maltrato Psíquico.

 

Fase de Consecuencias

La situación de Maltrato Psíquico acaba acarreando para la Víctima no sólo un enorme y prolongado sufrimiento, sino que además acaba afectando otras áreas de la vida más allá de lo meramente psíquico (lo cual ya es muchísimo decir). Progresivamente -y a veces de inmediato- se produce un deterioro generalizado de todos los aspectos vitales de la Víctima, tales como:

La Salud Psíquica y Física

El Trabajo

Las Amistades

La Pareja

El Dinero

Las Relaciones Familiares

Las Aficiones Personales

Los Proyectos Personales

Las Ganas de Seguir Viviendo

La salud comprendida psíquicamente se afecta debido al elevado nivel de tensión y estrés generado por los ataques del Maltratador, disminuyendo las capacidades psíquicas de la persona, tales como:

La Inteligencia

La Memoria

La Concentración

La Voluntad

El Control de los Impulsos (Ej. La Paciencia)

La Sexualidad

La Tolerancia a la Frustración

La Capacidad Para Tomar Decisiones Satisfactorias
y Para Disfrutar de la Vida

La enorme tensión y estrés acumulados acaban trasladándose al resto del cuerpo, aumentando a corto o a largo plazo la probabilidad de contraer graves trastornos de la salud física, tales como:

Estrés Crónico

Úlceras Estomacales

Insomnio Grave (entre otros Trastornos del Sueño)

Fatiga Crónica

Migrañas

Trastornos Cardíacos

Trastornos Sexuales

Cáncer

Secuelas debidas a Intento/s de Suicidio

Secuelas debidas a la Propensión a Autoprovocarse Accidentes Graves (de manera Inconsciente)

Por supuesto, las consecuencias indeseables del Maltrato Psíquico para el Maltratador normalmente son inexistentes, ya que éste controla la situación logrando que toda la tensión y el estrés recaigan sobre la Víctima. Debido a ello, muchos Maltratadores presentan un llamativo estado de salud, relajación y ausencia de estrés, pero también podrá hallarse a otros con una visible carga de tensión, furia, odio, frustración, etc. formando parte más o menos habitual de su carácter, con las correspondientes repercusiones en su salud (después de todo, todo Maltratador es Víctima de sí mismo).

Por otra parte, como ya se ha mencionado en otro apartado, del Maltrato Psíquico en sí no tiene por qué surgir el Maltrato Físico, pero siempre debe tenerse bien claro que existe un elevado riesgo a que el segundo se sume al primero en aquellos casos donde éste sea más intenso y más reiterado, y, especialmente, en aquellos casos donde tal conducta resulte menos reprobable social y/o legalmente.

Sólo en contados casos de Maltratato Psíquico, el justificado odio que el Maltratador llega a infundar sobre la Víctima puede acabar en la desgracia de un homicidio, pero en la casi totalidad de estos contados casos es el Maltratador quien acaba incurriendo en éste. Ello sucederá con mucha mayor probabilidad cuando simultáneamente exista un Maltrato Físico.

 

Fase de Búsqueda de Ayuda

Si ya el tomar la decisión de pedir o solicitar ayuda suele resultar extremadamente difícil, lo es mucho más el encontrarla. La búsqueda de ayuda suele iniciarse sólo por parte de la Víctima, o en algunos casos -muy pocos- por parte de algún allegado que ha sido testigo del Maltrato o que -inusualmente- llega a creer en la misma.

Asimismo, la búsqueda de ayuda es solicitada cuando la Víctima siente que ya ha llegado al límite de sus fuerzas o que ya ha sobrepasado el límite de las mismas, tras sufrir un prolongado deterioro de su salud física y mental. Lamentablemente, en la gran mayoría de los casos de Maltrato Psíquico ninguna Víctima llega jamás a solicitar ayuda antes de sobrepasar ampliamente tales límites.

El intento de buscar ayuda implica una pérdida de poder para el Maltratador, ya que la Víctima ha sido capaz de contradecirle. Por supuesto, de descubrir tal iniciativa, el Maltratador manifestará su resistencia (abiertamente o no) y aumentará considerablemente su Violencia Psíquica, así como aumentará el riesgo de Violencia Física.

Por ello, a fin de proteger su integridad psíquica y física, la Víctima deberá intentar buscar ayuda para sí misma según considere más adecuado: o bien a espaldas del Maltratador, o bien ofreciéndole a éste la explicación que mejor se adapte a su difícil mentalidad. No hay más alternativas: El intentar convencerle de que él la necesita es tan inútil como el intentar hacerle cambiar. La mejor opción para todos, al menos inicialmente (y siempre con precaución), es que la Víctima se ponga a resguardo cuanto antes.

Los Tipos de Ayuda a que la Víctima de Maltrato Psíquico puede recurrir son:

La Ayuda Formal: Ayuda Profesional: Psicológica, Psiquiátrica, Legal, Institucional (Fundaciones y Asociaciones, Policía), etc.

La Ayuda Informal: (a) de Personas: Familiares, Amigos, Vecinos, Conocidos, Compañeros de Escolares, Universitarios o de Trabajo, etc.; (b) a través de Información: Libros, Internet, Medios de Comunicación, etc.

La eficacia y eficiencia de cualquier tipo de ayuda destinada a eliminar el Maltrato Psíquico actualmente resulta muy pobre, pero ello debe atribuirse fundamentalmente a la ignorancia sobre el tema. Bajo ningún concepto la Víctima de Maltrato Psíquico deberá dejar de intentar la consecución de la ayuda que merece como ser humano, por más escasa que ésta sea en la sociedad actual (no en la futura), o de lo contrario se autocondenará a los implacables designios del Maltrato y de su Maltratador.

En cuanto a la ayuda legal, como es sabido, hoy en día todavía resulta muy difícil hallar una ayuda satisfactoria incluso en los casos de Maltrato Físico, así que menos puede esperarse respecto al Maltrato Psíquico. Sólo cuando las pruebas y testimonios que logran llegarse a presentar resultan demasiado evidentes al generalizado excepticismo existente, puede considerarse alguna esperanza de éxito. Los innumerables casos de Mobbing, Violencia Doméstica, Acoso Sexual y Acoso Periodístico que han aparecido en los últimos años, afortunadamente han contribuído a iniciar algunas mejoras legales significativas. Sin duda alguna, muy pronto todo el panorama legal en relación al Maltrato Psíquico manifestará una drástica y contundente evolución.

Fase de Finalización del Maltrato

Una vez la Víctima ha hallado una ayuda mínima suficiente, se encontrará capacitada para dar lugar al inicio de la Finalización del Maltrato Psíquico.

Primeramente, hay que distinguir "Separación" de "Finalización del Maltrato Psíquico": La separación es de carácter físico y la finalización es de carácter psíquico o conductual. Una Separación entre Víctima y Maltratador no tiene por qué incluir la Finalización del Maltrato Psíquico, y la Finalización del mismo no tiene por qué incluir una Separación.

En otras palabras, el proceso de Finalización del Maltrato Psíquico puede iniciarse:

- En convivencia con el Maltratador.
-
En ausencia o separación del mismo.

La Víctima que se halle capacitada para escoger cualquiera de las dos opciones, encontrará diversas ventajas y desventajas en cada una, no siendo entonces ninguna opción más conveniente que la otra. La probabilidad de éxito de cualquiera de los caminos escogidos es relativa y dependerá de las variables de cada caso en particular.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, indefectiblemente, toda verdadera Finalización del Maltrato Psíquico debe incluir un mínimo cambio psíquico de la Víctima, sin el cual el Maltrato se prolongará de manera muy desafortunada. Este cambio no debe ser un "más de lo mismo", sino que debe implicar una actitud realmente diferente en la Víctima. Si ésta persiste en conductas pasivas o en conductas ya realizadas previamente, el Maltrato persistirá y el Maltratador no encontrará ningún motivo nuevo para frenarse (ni, mucho menos, para cambiar).

Asimismo, la Finalización del Maltrato Psíquico consiste precisamente en la ausencia de conductas maltratadoras hacia la Víctima, pero ello no tiene por qué incluir un cambio psíquico parcial o definitivo del Maltratador.

Cuando una Víctima llega a la conclusión de que desea teminar su relación con el Maltratador de manera temporal o de manera definitiva, ya no se trata de intentar "cambiarle" o "convencerle" de nada, ni de intentar "aprender a aceptarle", como sucede durante las Fases de Maltrato y de Búsqueda de Ayuda. La Víctima ha llegado a un límite y dice "basta", pero esta vez sin titubeos, con una mínima convicción imprescindible para dar un verdadero primer paso dirigido no necesariamente a separarse de su Maltratador, sino, fundamentalmente, a Finalizar el Maltrato.

Por primera vez, la Víctima se ha dado cuenta de que él jamás cambiará o, al menos, no por ella. Por supuesto, el Maltratador jamás acepta una separación ni física ni psíquica con respecto a la Víctima, a menos que casualmente encuentre a otra potencial Víctima o que las presiones legales y/o sociales le obliguen a considerar dicha opción como la más favorable para él.

Los intentos de separación y -sobre todo- la separación efectiva implican la mayor pérdida de poder posible para el Maltratador, aumentando como nunca el riesgo de Violencia Psíquica y Física, por lo que la Víctima deberá tomar muy serias medidas para protegerse, sobre todo ante una eventual agresión física.

Como la tensión ya no puede recaer sólo sobre la Víctima -puesto que la misma ya no está o está dejando de estar presente-, el Maltratador ya no tiene a quién generarla, quedándosela de predominantemente para sí mismo. Tal cambio de situación puede resultar completamente insoportable para cualquier Maltratador.

Consecuentemente, durante la Fase de Finalización, la Víctima deberá intentar mantener la mayor serenidad posible a fin de llevarla a término de la manera más rápida y eficaz posible. Por otra parte, hay que considerar que la finalización puede no llegar a suceder nunca, pero que ello depende fundamentalmente de la Víctima. Si ésta no desea realmente una finalización definitiva, la condena a Maltrato perpetuo está asegurada. Éste es el caso de las Víctimas que aceptan su sufrimiento como una condición "normal", "necesaria" o "esperable", debido a normas socioculturales o a una autoimposición derivada de una educación rígida y autoritaria, o de conflictos inconscientes no superados.

Cuando existen Terceros involucrados cuyo bienestar depende de la Víctima (como, por ejemplo, hijos menores de edad), por supuesto que la decisión de enfrentarse a una verdadera finalización se hace mucho más difícil. Muchas Víctimas anteponen la seguridad que otorga soportar el Maltrato, por encima de su propio sufrimiento y del riesgo que implicaría para sus hijos el intentar ponerle un freno eficaz. Sin embargo, tal seguridad es relativa porque quienes rodean a la Víctima también serán en mayor o menor medida Víctimas tanto del Maltratador como del sufrimiento de la misma, con las consecuencias psíquicas y de todo tipo que ello conlleva.

Por otra parte, la existencia de Terceros muchas veces es utilizada por la Víctima como falsa excusa o justificación para seguir tolerando el Maltrato. En este caso, tal engaño y autoengaño implica, o bien una falta de conciencia acerca de toda la situación, o bien una mezquindad moral con respecto a esos Terceros (que tendrán que seguir soportándolo todo) y con respecto a sí misma como persona.

En otros casos, la existencia de Terceros puede llegar a actuar como un potente incentivo o argumento para decidir o ayudar a la Finalización del Maltrato Psíquico, aunque, lamentablemente ello suele ser muy poco frecuente.

Como sea, cuando los medios económicos de la Víctima son realmente insuficientes como para afrontar una finalización (como habitualmente sucede), ésta deberá recurrir como nunca a todos los demás medios y recursos que su entorno familiar, laboral y social puedan ofrecerle, y -si ello fuera posible- a la Justicia.

MaltratoPsiquico.Com se encuentra trabajando para que, lo antes posible, tanto el Maltrato Psíquico como el Maltrato Físico sean considerados un delito grave, y para que la Justicia llegue a disponer de los recursos mínimos necesarios para la identificación y el procesamiento judicial de todo tipo de Maltratador.

Volver Arriba

Tipos de Maltrato Psíquico


Clasificación Según el Ámbito o Contexto

Maltrato Psíquico / Maltrato Psicológico / Acoso Psicológico / Acoso Moral / Abuso Emocional

Mobbing / Acoso Laboral / Psicoterror Laboral

Acoso Sexual

Maltrato Psíquico Familiar

Maltrato Psíquico en la Pareja

Luz de Gas

Stalking / Acecho

Bullying en Adultos

Acoso Escolar / Bullying en Menores / Acecho Escolar / Odd Girl Out

Acoso Institucional

Acoso Inmobiliario / Mobbing Inmobiliario

Acoso Periodístico

Incidente Diplomático

Conflicto Internacional

Manipulación Masiva / de las Masas

Manipulación de los Medios de Comunicación


Clasificación Según la Relación con el Maltrato Físico

Maltrato Psíquico Solo o Aislado

Maltrato Psíquico Asociado o Combinado


Maltrato Psíquico Solo
o Aislado: sin presencia de Maltrato Físico, es decir, como Maltrato Psíquico propiamente dicho. Por ejemplo, Mobbing (o Acoso Laboral), actos raciales discriminatorios sin violencia, denigraciones sin uso de la fuerza física, insultos, burlas, ironías, silencios, manipulaciones, etc.

Maltrato Psíquico Asociado o Combinado: con la presencia de cualquiera de los diversos tipos de Maltrato Físico: Violencia Doméstica, Abuso Sexual, Tortura Física, Golpes, Palizas, Acciones Armadas (Personales, Barriales, Estatales, Terroristas, etc.), etc.


Clasificación Según el Número de Víctimas Involucradas

Maltrato Psíquico Individual

Maltrato Psíquico Grupal

Maltrato Psíquico Social, Masivo o A Gran Escala

Maltrato Psíquico Individual

Consideramos Maltrato Psíquico Individual al que involucra sólo a dos personas, de una sobre la otra: Víctima y Maltratador.

Maltrato Psíquico Grupal

A fines prácticos, aquí consideramos Maltrato Psíquico Grupal al que involucra tanto a parejas, familias, asociaciones, como a cualquier grupo de personas inferior a unos cientos de personas, o que sólo representen un determinado grupo o entidad social, cultural, comercial, etc. no masivo (de miles de personas).

Maltrato Psíquico Social, Masivo o A Gran Escala

Consideramos Maltrato Psíquico Social al que involucra a miles de personas, o que se halla socialmente generalizado y extendido a una zona importante de la población.


Clasificación Según el Grado de Alusión a la Víctima

Maltrato Psíquico Directo

Maltrato Psíquico Indirecto

Maltrato Psíquico Directo

Es aquel que hace referencia a la Víctima de manera abierta y manifiesta, sin necesidad de deducción o pensamiento: La alusión a la Víctima carece de rodeos o circunloquios.

Es característico en las dictaduras y demás tipos de relación manifiestamente autoritaria en que no se hace necesario ocultar o disimular el Maltrato. Son los insultos, las órdenes arbitrarias, las amenazas abiertamente manifiestas, etc.:

"Cállate"

"Eres un imbécil"

"Aquí se hace lo que yo digo / diga"

"Tú no vales para nada"

"Te mataré"

"Si no haces lo que se te ordena, a la cárcel"

Maltrato Psíquico Indirecto

Es aquel que hace referencia a la Víctima de manera no manifiesta, haciendo necesarios algún tipo de deducción o pensamiento para enlazar la conducta del comunicante con la de la Víctima: La distancia entre uno y otro es, por tanto, elevada.

Esta extremadamente frecuente forma de Maltrato tiene para el Maltratador la gran ventaja de que la responsabilidad en la comprensión de la conducta Maltratadora recae enteramente sobre la Víctima, logrando así pasar inadvertido y libre de toda culpa o responsabilidad acerca de la agresión.

Muchas veces se trata de conductas cuyo sentido o significado ha sido otorgado a lo largo de una convivencia o serie de sucesos y, por lo tanto, sólo pueden comprender -en primera instancia- Víctima y Maltratador.

El Maltrato Psíquico Indirecto es característico en innumerables discursos políticos y religiosos, así como en sus actividades, pero de hecho también puede hallarse de manera muy habitual en todo tipo de ámbitos: matrimonial, laboral, escolar, etc.

Ejemplo en el Ámbito de la Pareja:

"¿Qué os parece el vestido que lleva mi mujer? ¿No está fantástica con él?"

Frente a Terceros, el Maltratador parece pretender alegrar a la Víctima, cuando en realidad sabe que la Víctima se siente herida porque él mismo ya le ha hecho saber exactamente lo contrario cuando estaban a solas. Como efecto añadido, tal verbalización refuerza el malestar de la Víctima al traer de nuevo un tema que él sabe perfectamente que:

((( A ))) es desagradable para ella, aun cuando no lo sea para él (cosa que a las personas parcial o totalmente carentes de sentimientos les cuesta valorar, claro.)

((( B ))) le hace quedar a él como un caballero frente a los demás (cuando en realidad es todo lo contrario), y a ella como una histérica susceptible, una aguafiestas, etc.

 

Clasificación Según la Duración en el Tiempo

Maltrato Psíquico Breve o Transitorio

Maltrato Psíquico Estable o Prolongado

El Maltrato Psíquico Breve o Transitorio es aquel que se da sólo en un momento dado o durante una serie limitada de ocasiones. Puede abarcar desde una simple falta de respeto, hasta un Maltrato a lo largo de una o más reuniones, eventos, etc. En definitiva, este tipo de Maltrato implica una relación provisoria o pasajera con el Maltratador.

El Maltrato Psíquico Estable o Prolongado es aquel que suele hallarse enquistado en una relación familiar, conyugal, laboral, de amistad, internacional, etc. Implica una relación fija o arraigada, de plazo indefinido.

 

Clasificación Según la Frecuencia del Maltrato

Maltrato Psíquico Sistemático

Maltratato Psíquico Cíclico

Maltrato Psíquico Circunstancial

Maltrato Psíquico Sistemático

Es aquel en que se mantiene la conducta maltratadora hacia la Víctima de manera continua, ininterrumpida, constante, sucesiva, sin intervalos. Normalmente no hay muestras de arrepentimiento o de sentimiento de culpa por parte del Maltratador, o son muy breves, esporádicas y superficiales o artificiales (parece estar fingiendo, resulta poco creíble).

Maltrato Psíquico Cíclico

Es aquel en que se mantiene la conducta maltratadora hacia la Víctima por ciclos, períodos, fases, temporadas o intervalos. Entre los mismos, hay muestras de verdadero arrepentimiento o de sentimiento de culpa por parte del Maltratador, dándose lugar a una total ausencia de Maltrato y a un estado de paz, respeto y plena satisfacción mutua durante largos períodos de tiempo (semanas o meses), creándose la ilusión o sensación de que el Maltrato realmente ha finalizado.

Sin embargo, cuando se trata de Maltrato Psíquico Cíclico, el Maltrato siempre reaparece, o bien de forma abrupta o sorpresiva, o bien de forma gradual o progresiva, volviéndose a repetir las mismas situaciones.

Maltrato Circunstancial

Es aquel en que se mantiene la conducta maltratadora hacia la Víctima sólo bajo una determinada circunstancia, ámbito o contexto específicos, tras los cuales el Maltratador no sólo da muestras de verdadero arrepentimiento, sino que además abandona definitivamente su conducta, o bien por voluntad propia, o bien por imperativo casual (desaparición de la circunstancia que ha favorecido la situación).

 

Clasificación Según el Nivel de Intensidad

Maltrato Psíquico Leve o de Baja Intensidad

Maltrato Psíquico Moderado o de Intensidad Media

Maltrato Psíquico Grave o de Alta Intensidad

El Maltrato Psíquico Leve o de Baja Intensidad consiste en todas aquellas conductas que, ni aisladamente ni en su conjunto, logran crear un impacto significativo en la Víctima, debido a una baja o escasa repetición (cantidad) y/o a sus pobres o escasas características maltratadoras (calidad). Asimismo, el contexto presente en las partes involucradas tampoco revela un significado o intencionalidad relevantes.

Ej. Alusiones poco agresivas y muy esporádicas, de uso social o corriente, entre amigos o compañeros.

Aquí, el nivel de Violencia / Agresividad y/o de Manipulación es bajo, de poca importancia, y suele resultar de consecuencias poco relevantes para la Víctima, pero debe destacarse que el Maltrato Psíquico Leve o de Baja Intensidad también puede desencadenar consecuencias de enorme trascendencia personal y social debido a que:

((( 1 ))) Sus propias características de aparente inocuidad le hacen pasar desapercibido, aumentando el riesgo de pasarse a un nivel de intensidad más grave.

((( 2 ))) Su uso reiterado aumenta el riesgo de pasarse a un nivel de intensidad más grave.

((( 3 ))) Su uso reiterado y sus propias características aumentan el riesgo de pasarse al Maltrato Físico.

((( 4 ))) Su uso reiterado provoca un Efecto Social Acumulativo favorecedor de una cultura tolerante hacia el Maltrato y la Violencia, es decir, de una cultura contra el Respeto.

En otras palabras, cualquier forma de Violencia o Manipulación, por más insignificante que pueda parecer en un principio, tiene en sí misma una tendencia a aumentar (abrupta o progresivamente) y a tomar el control, de forma muy independiente de la voluntad de las partes involucradas. Por supuesto, todo ello es todavía más válido para los tipos Moderado y Grave de Maltrato Psíquico.

El Maltrato Psíquico Moderado o de Intensidad Media consiste en todas aquellas conductas que -consideradas de manera aislada o en su conjunto- logran crear un impacto significativo en la Víctima, debido a una frecuente repetición (cantidad) y/o a sus fuertes características maltratadoras (calidad). Asimismo, el contexto presente en las partes involucradas puede revelar un significado o intencionalidad relevantes, aunque no necesariamente.

Aquí, el nivel de Violencia / Agresividad y/o de Manipulación es alto e importante, y suele resultar de consecuencias bastante relevantes para la Víctima.

Ej. Uso de ironías, insultos, indirectas, órdenes o instrucciones arbitrarias, amenazas, omisión recurrente de las necesidades materiales y/o afectivas de la Víctima, alusiones poco agresivas y muy esporádicas, de uso social o corriente, entre amigos o compañeros.

El Maltrato Psíquico Grave o de Alta Intensidad consiste en todas aquellas conductas que -tanto aisladamente como en su conjunto- logran crear un impacto muy significativo en la Víctima, debido a una muy frecuente repetición (cantidad) y/o a sus muy fuertes características maltratadoras (calidad). Asimismo, el contexto presente en las partes involucradas también suele revelar un significado o intencionalidad relevantes.

Ej. Insultos muy agresivos y frecuentes, de uso social y/o de significado personal para la Víctima; tergiversaciones predominantes en cada conversación; despotismo y arbitrariedad constantes; alusiones insultantes, ironías y todo tipo de indirectas; omisión prácticamente total de las necesidades materiales y/o afectivas de la Víctima.

Aquí, el nivel de Violencia / Agresividad y/o de Manipulación es muy elevada, de mucha importancia, y, salvo raras excepciones, suele resultar de consecuencias muy relevantes para la Víctima.


Clasificación Según el Nivel de Privacidad

Maltrato Psíquico Público

Maltrato Psíquico Privado

El Nivel de Privacidad está referido a la mayor o menor presencia de Terceros que pueden actuar como Cómplices o Testigos del Maltrato.

El Maltrato Psíquico Público es aquel que sucede en presencia de Terceros y, por lo tanto:

    • Si los Terceros actúan como Cómplices, permite al Maltratador involucrar y manipular a más personas (Terceros) para, en definitiva, hacer más daño a la Víctima -e, incluso, aumentar el número de Víctimas.
    • Si los Terceros actúan como Testigos, permite a la Víctima frenar o inhibir al Maltratador debido a no hallar éste un mínimo apoyo o complicidad en otras personas y, consecuentemente, debido a la posibilidad de ser desenmascarado y sometido a la reprobación o condena social y a no poder continuar ejerciendo el Maltrato -al menos, con esa Víctima.

El Maltrato Psíquico Privado es aquel que sucede en ausencia de Terceros, en la intimidad entre Víctima y Maltratador, y que, por lo tanto, permite:

    • Al Maltratador, evitar la presencia de Testigos (Terceros) que puedan interferir en el Maltrato e impedirlo, pero, por otra parte, no contar con posibles Cómplices que le apoyen.
    • A la Víctima, tener que enfrentarse ella sola al Maltratador, lo que en la mayoría de los casos suele resultarle a la primera claramente desventajoso al no existir posibles Testigos. En algunos casos, menos difícil al no existir Cómplices del mismo que le apoyen, aunque, si el Maltratador ha considerado factible ejercer el Maltrato sin Cómplices, ello normalmente significa que puede actuar sin que la Víctima sea capaz de ejercer una suficiente resistencia.

El Maltratador puede utilizar ambos tipos de Maltrato Psíquico de tres maneras diferentes:

    • Simultánea: En una misma época o período, Maltratar en Privado y Maltratar en público. Ej. En la pareja, solos en el hogar y, además, delante de familiares o amigos.
    • Combinada o Alternada: En diferentes épocas o períodos, (a) Maltratar en Privado, pero no en Público; y (b) Maltratar en Público, pero no en Privado.
    • Excluyente: Sea en una misma época o en diferentes épocas, (a) Siempre Maltratar en Público; o (b) Siempre Maltratar en Privado.

El nivel mínimo absoluto de Maltrato Psíquico Privado no existe, dado que en la gran mayoría de los casos de Maltrato Psíquico siempre puede hallarse uno o más Testigos y/o Cómplices.

Maltrato Psíquico Público y Maltrato Psíquico Privado pueden resultar ventajosos o no para el Maltratador dependiendo del contexto, del momento y de las características psicológicas de las personas involucradas que se trate.

Por otra parte, cuanto mayor resulte el Nivel de Intensidad de Maltrato Psíquico en la relación Víctima-Maltratador, y cuanto menor resulte el mismo en el contexto de estos (la sociedad a la que pertenezcan), mayor nivel de Maltrato Psíquico Privado se verá obligado a escoger el Maltratador.

A mayor Nivel de Intensidad de Maltrato Psíquico
en una relación,
y a menor Cultura del Maltrato,
mayor nivel de Maltrato Psíquico Privado.

 

Clasificación Según el Nivel de Proximidad Física

Maltrato Psíquico Frontal

Maltrato Psíquico Mediatizado

Maltrato Psíquico Frontal: La distancia física entre el Maltratador y su Víctima es mínima o directa, sucediendo en presencia mutua y sin intermediación alguna. Ejemplo de ello es el Maltrato Familiar, pero sólo en los momentos donde no se utiliza a otro para Maltratar.

Maltrato Psíquico Mediatizado: La distancia física entre el Maltratador y su Víctima está establecida a través de una intermediación, o bien humana (Terceros), o bien técnica: correo postal, correo electrónico, radio, cine, televisión, etc. Ejemplo de ello es el Maltrato Psíquico En Masa, Maltrato de los Medios de Comunicación o Manipulación Masiva.

Ambos tipos de Maltrato Psíquico pueden presentarse en un mismo caso: durante una misma época o período, o durante diferentes períodos, y en mayor o menor grado.

 

Clasificación Según La Relación de Poder Jerárquico

Maltrato Psíquico Horizontal

Maltrato Psíquico Vertical

Esta clasificación no debe confundir en que, si bien las estructuras sociales basadas en una jerarquía tienen un peso social preponderante, ninguna jerarquía es determinante de un Maltrato, ya que pueden intervenir muchas otras variables que determinen su aparición (en este sentido, no siempre los poderosos ganan).

El Abuso de Poder suele implicar una relación entre dos partes que se hallan en desigualdad de condiciones y en la que la superior obtiene cualquier clase de beneficio a través de la inferior. Sin embargo, tal desigualdad de condiciones no excluye la intervención de otras formas o posiciones de poder que favorezcan un abuso del aparentemente más débil: una superioridad física, económica, intelectual, social, legal, circunstancial, etc.

Por ejemplo, un soldado puede desafiar a todo un ejército si éste cuenta con suficientes recursos legales, intelectuales, económicos, etc. Lo mismo puede suceder entre las relaciones alumno - profesor, cura - obispos, país pequeño - país grande, esposa - esposo (en la mayoría de sociedades, la jerarquía legal y social favorece al segundo), ciudadano - gobierno, cliente - empresa, etc.

Entendemos por "forma" o "posición de poder" como toda circunstancia dada por la posibilidad de una persona de influir sobre la voluntad de otra, o bien dada por la imposibilidad de la segunda de influir sobre la primera.

El Maltrato Psíquico Horizontal es aquel en que Víctima y Maltratador se hallan en una misma posición de poder dentro de una jerarquía social, legal, institucional o económica, pero en la que otro tipo de poder favorece la conducta del Maltratador. Es decir, que en estos casos el Maltratador tiene el mismo valor jerárquico que la Víctima, pero algo más le ayuda a ejercer el Maltrato. Ejemplos: Compañeros de trabajo, compañeros de clase, dos países potencialmente equivalentes, dos hermanos, etc.

El Maltrato Psíquico Vertical es aquel en que Víctima y Maltratador se hallan en una distinta posición de poder dentro de una jerarquía social, legal, institucional o económica, pero en la que otro tipo de poder puede favorecer tanto al de posición superior como alde posición inferior. Es decir, que aquí el Maltratador tiene un valor jerárquico diferente a la Víctima, pero que no necesariamente le ayuda en el Maltrato.

Lo jerárquico no implica necesariamente una mayor presencia o ausencia de Maltrato y resulta relativamente independiente del abuso de poder en sentido más amplio presente en todo Maltrato Psíquico, es decir, de cualquier tipo de debilidad o vulnerabilidad de la Víctima aparentemente dada por una jerarquía.

Aunque el Maltratador se halle en una posición jerárquica inferior con respecto a la Víctima, paralelamente puede coexistir otro tipo de posición de poder que sobrepase la estrictamente jerárquica.

Por ejemplo, el Maltrato del típico abusón escolar, o el de los adolescentes que llegan a acosar a su profesor, pueden considerarse dentro de los tipos Horizontal y Vertical respectivamente. Sin embargo, al valerse de la corpulencia física, tanto el abusón como estos acosadores logran situarse en una posición de poder claramente superior.

Clasificación Según la Dirección o Responsabilidad del Maltrato

Maltrato Psíquico Unilateral

Maltrato Psíquico Bilateral, Bidireccional o Multilateral

Maltrato Psíquico Unilateral

Es aquel en que existe -siempre tras una correcta indagación-, una Víctima y un Maltratador claramente definidos y diferenciados. Por lo tanto, aquí el Maltrato se ejerce en una sola dirección. Sólo una de las partes es Víctima y sólo una es Maltratador.

Por ejemplo, es el caso del marido con una esposa realmente dominante, controladora, manipuladora, agresiva, etc. (diferente es el caso del marido que simula tener semejante esposa, o que lo permite a cambio de beneficios o compensaciones personales).

Maltrato Psíquico Bilateral, Bidireccional o Multilateral

Es aquel en que existe -siempre tras una correcta indagación-, una Víctima y un Maltratador en la misma persona y en todas las partes involucradas. Por lo tanto, aquí el Maltrato se ejerce en ambas direcciones. Cada una de las partes es simultánemente Víctima y Maltratador.

Por ejemplo, en el conflicto Palestino-Israelí, ambas partes son Víctima y Maltratador. Ambas partes maltratan, y ambas partes son maltratadas (por supuesto, ambas partes también se acusan mutuamente en cuanto a la responsabilidad del Maltrato).


Volver Arriba


 
  Total de Visitas: 173079 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=